browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Masaje en un pueblo Tribal-Alex Mascarell

Posted by on junio 25, 2012
Pueblo tribal

Pueblo tribal

Hoy conocemos de la mano de Alex Mascarell la cultura del masaje en un pueblo tribal del norte de Tailandia. ¿Vienes por los alrededores de Chiang mai?

Existen lugares en el mundo que se prestan especialmente para buscar otra forma de ver y de vivir la vida. Aquellos rincones solitarios, puros y ancestrales, que parecen resistirse de una forma consciente al progreso feroz, que si bien nos ha proporcionado ciertas comodidades, también ha engullido muchos valores preciosos de la humanidad.  Esta historia nos lleva a uno de estos lugares.

Paseando por poblado tribal

Paseando por poblado tribal

Alex Mascarell, titulado en quiromasaje y masaje tradicional tailandes.

Ya llevaba seis meses en la preciosa ciudad de Chiang Mai, considerada la capital sagrada y cultural del norte de Tailandia, estudiando y practicando el “Nuad Phaen Boran”, el masaje tailandes en su modalidad particular del norte; un divino conglomerado de posturas yoguicas, acupresion y estiramientos, cuidadosamente estudiado y practicado durante mas de 2500 anos  para restablecer el equilibrio espiritual y energético del cuerpo. Mis estudios anteriores de quiromasaje en España me habían abierto el apetito a los territorios mas desconocidos del mundo del masaje, hasta que me deje caer en Tailandia. Tras todo este tiempo intensivo de estudios en la ciudad de los templos, notaba que necesitaba un cambio y para mi sorpresa, llego con toda su fuerza, pero sobre mi rodilla.  Un mal movimiento me había provocado una fisura de menisco, que me obligaba a reposar. La respuesta ante la pregunta de “y ahora que ”  llego pronto…y estaba en las montanas: El misterioso mundo de los “Lahu”.

Conoci a Melissa, que quería continuar sus estudios en una escuela de Chiang Mai, regentada por Chachoi, hijo de un tal Asokananda, un alemán renombrado en la India, al haberse convertido en monje durante un largo tiempo, para luego casarse en Tailandia. Cuando este falleció, había creado un lugar maravilloso, un oasis de sabiduría del Masaje Thai en el corazón de una de las tribus de Tailandia, los “Lahu”. Ella podía llevar una acompañante y decidió invitarme. Con una carpeta en mano, una cámara fotográfica  y muchas ganas de observar, acepte encantado.

Amigos en el poblado tribal.

Amigos en el poblado tribal.

Los antepasados de los lahu fueron el antiguo pueblo de los qiang que emigraron a principios del siglo IIII hasta la actual provincia china de Yunnan, para luego desplazarse más al sur, emigración que continuó durante el siglo X. Miles de décadas de budismo no fueron suficientes  para cambiar las creencias espirituales de los Lahu, pues ellos se guian por los espiritus de la naturaleza. Mantienen su propio idioma, nada parecido con el tailandes, de sonido mas “cerrado”, si bien la costumbre del consumo del tabaco de mascar no facilita la cuestión…

Tampoco la era del cemento llego a sus pueblos, ya que ellos prefieren construcciones de bambu, construidas sobre postes de madera, a través de los cuales transitan cerdos, gallinas y perros, que se llevan algún que otro berrinche entre ellos, como pasa en las mejores familias…Y ahí me encontraba; en la plataforma de practicas de la escuela con vistas a la selva, que se alzaba junto a un pueblo construido casi verticalmente sobre la montana, lleno de pasadizos y callejuelas de tierra fresca y olor a vida.

Antiguamente la mayor fuente de ingresos de estos pueblos era el Opio, aunque 25 atrás, un ambicioso plan estatal llevado a cabo por el aun actual rey, permitió la transformación hacia los cultivos de verduras, hortalizas tabaco y cafe, manteniendo asi el carácter íntegramente rural de sus habitantes y mejorando su calidad de vida considerablemente.

Los días transcurrieron entre las clases, muy bien guiadas y muy detalladas. Con 3 ricas comidas vegetarianas al dia al estilo tradicional, comenzábamos a las 9 y entre el mantra (rezo) matutino las demostraciones y practicas, se nos hacían a menudo las 6 de la tarde. Chachoi mostro algunas técnicas “extraoficiales” practicadas por las tribus, caminando literalmente sobre mi espalda con una refinada técnica a modo de masaje, desde luego efectivo como es de imaginar…

Masaje en poblado tribal

Masaje en poblado tribal

 

Los habitantes del pueblo se iban acercando de tanto en cuanto y aunque no entendían nuestras conversaciones, se limitaban humildemente a estar y a observar con curiosidad. Y pasaron los días con calma, pero con constancia, hasta que Chachoi propuso una escapada a una cascada y un dia de descanso. Y aho lo veias, en su elemento, a machetazo limpio por la selva, recogiendo  bambu, para convertirlo en platos, vasos e incluso palitos para comer. Otras canas de bambu servían como recipiente para cocinar arroz directamente sobre la hoguera. Luego puso un cazo al fuego, en el que se banaban las verduras de su huerta en un fabuloso mejunje de leche de coco y diferentes tipos de curry. Menuda fiesta. Todo aquello fue servido en los platos de bambu al mas exótico estilo, que recordaba a Tarzan o tantos otros héroes selváticos o naufragos de la gran pantalla.

Otro de los grandes descubrimientos fue una ceremonia a la que fuimos invitados. Los lahu rodeaban el fuego central del lugar sagrado al que acudían cuando necesitaban hacer ofrendas o peticiones a los espiritus. En este caso, una señora sufria de un terrible estreñimiento y curiosamente una gran parte del pueblo se había  reunido para pedir su “liberación”. Entonaban canciones y tocaban el “Khaen”, un instrumento compuesto verticalmente por canas de bambu, con 6 notas y un sonidoy aspecto que parecia de otra galaxia.

Celebramos el ultimo dia con una visita a la sauna tradicional, que pertenecía a un grupo de cultivadores de café. Habian creado un espacio para degustar su delicioso brebaje y una simple cabana de bambu, inundada de vapor caliente, alimentado por una hoguera subyacente, con el aroma de las hierbas típicas del lugar.

 

Así finalizo nuestra aventura, observando desde lo alto por ultima vez la neblina mistica que envuelve al pueblo de los lahu, como si quisiera protegerlos de las miradas contaminadas del mundo. Escuchando a los rezos a modo de canticos que se escapaban entre las rendijas de sus humildes guaridas y contemplando a lo lejos la silueta de los campesinos con enormes cestos en sus espaldas recogiendo los tesoros de su madre tierra.

Alejandro Mascarell,  titulado en quiromasaje y masaje tradicional tailandes.

Desde Tu guia en Chiang Mai, podemos contactarte con el Aquí.

 

One Response to Masaje en un pueblo Tribal-Alex Mascarell

  1. masajes en costa rica

    Guao!
    Que impresionante experiencia.
    Las fotos son maravillosas.
    Dan ganas de estar ahí.
    Trabajo en el área de masajes.
    Pero no domino el masaje tailandés.
    Este relato es inspirador.
    Saludos desde el pequeño país de Costa Rica.