browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Misioneros entre las tribus del norte de Tailandia – Escritor J.M. Romero

Posted by on julio 1, 2013
Chaman Akha- Foto de J.M. Romero

Chaman Akha- Foto de J.M. Romero

Hoy hemos compartido un rato con el escritor residente en Chiang mai JM Romero, que nos ha mostrado las tribus del norte de Tailandia. ¿Quieres conocerlas?

Damos las gracias a J.M. Romero por escribir este articulo para tuguiaenchiangmai.com. Josep, después de viajar gran parte de su vida por todo el mundo escribiendo libros de sus aventuras, ahora parece que a puesto el ancla en la ciudad de Chiang Mai para un tiempo indefinido.

Hace unos días visité un poblado akha, no lejos de la frontera con Birmania, donde no reside ni un solo cristiano. La hija del jefe no tardó en aclararme que mantienen una ley que obliga a abandonar el lugar a quién se convierta. Por el cierto orgullo que percibí en la chica, entendí que se trataba de una reacción contra la intensa ofensiva que las diferentes iglesias cristianas realizan, y con bastante éxito, entre los habitantes de las tribus de la región.

Luego descendí a un poblado cercano, en este caso de etnia lahu, y me planté frente a una rudimentaria iglesia. Alrededor mío, montaña cerrada, bosque, niebla. Imaginé al evangelista americano de turno, con sus esforzadamente adquiridos conocimientos de lengua tailandesa, o incluso de lahu, incitando a esa gente a abandonar sus ancestrales relaciones con los espíritus, y a concentrarse en las historias de un libro llamado Biblia, escrito por los habitantes de un desierto lejano hace entre dos y tres milenios.

Por la región circulan muchas historias de retribuciones materiales a cambio de conversiones. Becas de estudios, ayudas para reparaciones de casas, facilidades en hospitales, acceso a empleos. Más allá de los regalos, sin embargo, el cristianismo seduce por la sensación de poder que transmite. Es casta de ricos, por así decir. Y además, siempre están dispuestos a acoger al necesitado. Habida cuenta que el animista anhela esencialmente protección, a nadie ha de extrañar que se cobije a la sombra de ese árbol frondoso.

La lástima es todo lo que se pierde por el camino. Poco a poco, y a fuerza de despreciar lo que no comprendemos, nos vamos convirtiendo en unos perfectos ignorantes.

 

Comments are closed.